El Diezmo en la Iglesia Mormona – 1833 a 1899.

Introducción.

Este es el primero de tres varios artículos enfocados en la ley del diezmo, desde el punto de vista histórico y desde el punto de vista doctrinal-escritural. Aun cuando se ha tratado de realizar la verificación de las fuentes señaladas y realizar un trabajo objetivo, este trabajo puede contener errores y/o ser incompleto en los antecedentes presentados, especialmente debido al hecho de que varios datos son inferidos por cuanto este tema históricamente no ha sido tratado con todos los datos en forma pública y por otro lado, aun cuando he tratado de revisar en lo más posible las fuentes, evidentemente no están todas disponibles en forma electrónica.

Así mismo, he de comentar que la investigación inicial fue basado en el artículo más conocido respecto a este tema “LDS Church Finances from 1830 to 1990) de D. Michael Quinn. Sin embargo “solo por si acaso” comencé a cruzar sus aseveraciones con las referencias originales encontrándome con que aunque es un estudio valioso, tiene bastantes aseveraciones forzadas que pueden llevar a una interpretación incorrecta. Por ejemplo Quinn señala que la primera “definición de diezmo” fue el 2% de Edward Partridge en 1837 y que este diezmo era de forma “voluntaria” debido a que era mejor “que impuestos forzados”. Según mi investigación, todas estas declaraciones son incorrectas y no se condicen con las fuentes originales, una advertencia muy clara de que cualquier estudio, aunque valioso, no necesariamente es correcto. Dado lo anterior, rápidamente decidí realizar un estudio por mí mismo consultando las fuentes originales antes de realizar una simple traducción del artículo en inglés. Este estudio asimismo presenta un resumen de todos los discursos y mensajes respecto al diezmo contenidos en el Journal of Discourses y las conferencias generales hasta 1899, evidentemente en aquellos mensajes que nos pueden aclarar que entendían como diezmo los hermanos del siglo XIX y por tanto, obviándose aquellos mensajes que hablen tangencialmente del diezmo o hablen de el en términos generales o espirituales en los cuales todos estamos de acuerdo. Por tanto, todas las citas que están aquí, yo mismo las he traducido directamente de las fuentes originales excepto aquellas donde no pude encontrarlas y verificarlas, en cuyo caso específico lo advertiré claramente. Mi recomendación es que en caso de dudas, puedan acceder directamente a revisar el contenido y contexto del mensaje en cuestión.

El articulo esta ordenado con declaraciones de forma cronológica con citas textuales entre comillas. Al final del artículo estarán mis comentarios y observaciones en base a toooooodoooossss los discursos que he tenido que leer para entregar este artículo. Que lo disfruten.

El concepto del diezmo en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos días: 1833 – 1899

1833. En agosto aparece lo que parece ser la primera referencia directa a un diezmo del que posiblemente se tenga constancia y la cual está actualmente contenida en DyC 97:11 “Si, edifíquese cuanto antes con los diezmos de mi pueblo [una casa en la tierra de Sion]”. De todas formas hay que notar que en esta etapa, el concepto de diezmo está muy enfocado con el sacrificio y el esfuerzo de los santos, antes de un concepto que tenga que ver con bienes temporales o monetarios.

1834. En History of Church, Volumen II, Capitulo XII, aparece un “Convenio del Diezmo”. En contexto luego de realizarse un análisis financiero de la iglesia y de sus líderes, haciendo cuadraturas de caja, gastos, ingresos y deudas y al agradecer un préstamo de dinero de la congregación a la Iglesia, sus principales líderes, José Smith y Oliver Cowdery (los cuales por su parte también estaban recibiendo prestamos de parte de la Iglesia, hacen un convenio con el Señor de que si “prosperan en sus negocios y se les abren las vías para pagar sus deudas” ellos darán “una décima parte de lo que les sea otorgado a los pobres de Su Iglesia, o como él les ordene”. Como se ve, no tiene mucho que ver con el diezmo a la Iglesia, sino que es un convenio de José y Oliver de que si el Señor les ayuda a salir de sus deudas y prosperar, ellos prometían diezmar su fortuna con los pobres o como el Señor dijese.

1837. En septiembre aparece la primera referencia práctica respecto a los diezmos en el concepto que conocemos por parte del Obispo de Kirtland, Newel K. Whitney. El obispo Whitney apela a los “sentimientos, benevolencia y filantropía de los santos” para traer los diezmos a la Iglesia “y después de esto, no antes, ellos podrán ver las bendiciones que no habrá una sala suficientemente grande para recibirlas”, es decir, un Malaquías. ver http://josephsmithpapers.org/

1837, Diciembre. En otro obispado de la iglesia, el 6 de diciembre se asigna en un comité al Obispo Presidente Edward Partridge, John Corril e Isaac Morley a dar una propuesta para recaudar dinero para “sufragar los gastos de la Iglesia”. En ese momento una preocupación era el hecho de que varios hermanos estaban solicitando el recibir una remuneración debido a su servicio en la Iglesia y otros gastos generales.

El informe del obispo Partridge es presentado por algunos estudios como la primera definición “formal” de diezmo aun cuando lo cierto es que es presentado como una forma de financiamiento para los gastos de la Iglesia y no como un diezmo en sí mismo como parece que fue en el caso de Whitney. La mecánica definida por Partrigde es que cada hombre de la Iglesia debería entregar al obispado un listado de sus “valores” (sus propiedades, bienes, etc.) al principio de cada año y en el curso del año siguiente entregar a la iglesia un porcentaje que sería definido anualmente, y que en este primer año fue definido en un 2%, para pagar los gastos de la Iglesia.

Este protodiezmo no fue considerado como voluntario sino que debía ser seguido por todos los miembros de la Iglesia, con la excepción de las viudas y aquellas familias pobres que no alcanzaran cierto límite mínimo de bienes o ingresos.

La minuta completa está registrada y se encuentra online siendo esta la traducción. (nt significa nota del traductor)

Minuta de la propuesta de Edward Partrige respecto al financiamiento de la Iglesia. Diciembre de 1837

“Primero: La vista del Señor pero será en algún grado cumpliendo con la ley de consagración.

Segundo. Creemos que un tanto por ciento de los valores de un hombre, es un modo más equitativo de recaudar fondos que el diezmo de lo que un hombre logra o de sus ingresos de un año a otro.

Tercero. Creemos que las viudas en general y que toda familia que no tenga más que setenta y cinco dólares cada uno, no les es requerido diezmar de ellos mismos y aun así retener una posición digna en la iglesia.

              Nota: 75 dólares de 1837 equivalen a 1875 dólares de 2015. http://www.davemanuel.com/inflation-calculator.php

Por tanto, se resuelve que, primero. Es conveniente que cada hombre entregue un inventario anual al obispo Edward Partridge o su sucesor de sus valores después de deducir sus deudas honestas.

Segundo. Que cerca de que comience cada año el sumo consejo junto con el obispo y sus consejeros deberán acordar y hacer conocer a la iglesia el valor del porcentaje necesario para ser obtenido en el siguiente año. Y el mismo deberá ser pagado durante el curso del siguiente año al agente de la Iglesia John Corrill o su sucesor sujeto a la orden del obispo Partridge o su sucesor.

Tercero. Que cada hombre pague su porcentaje tan pronto como el convenientemente pueda y se deja que esto sea pagado con cualquier producto de valor: Hemos estimado que un dos por ciento del valor de cada hombre cuando realizo su inventario al obispo lograra una suma suficiente para el año 1838. Recomendamos que todos los elderes distribuyan copias de la subscripción (nt: papeleta de diezmos?) acompañándolo de este reporte para que así todos los que están dispuestos a diezmar puedan tener la oportunidad de manifestar su generosidad.

Somos de la opinión de que si hay alguno que no está dispuesto a cumplir con el modo anterior hasta que una mejor manera sea sugerida para obtener los medios para cumplir los gastos necesarios de la Iglesia: debería al menos decírseles a ellos que son considerados débiles en la fe y también bajo la influencia de la codicia al grado de que su caso debe ser considerado sin esperanza a menos que se arrepientan: Las escrituras nos informan que un hombre avaro es un idolatra que no tiene parte en el reino de Dios.

Para cerrar somos de la opinión de que los reportes y papeles de subscripciones no deberían circular para obtener fondos más allá de los límites que se adjuntan en esta participación de impuestos forzosos. Por tanto cada uno de nosotros está de acuerdo de pagar en la mano del agente de la Iglesia John Corril o de su sucesor, sujeto a la orden de Edward Partridge o su sucesor, para ser gastado en cualquiera o en todos de los propósitos mencionados arriba: dos centavos por cada dólar o la cincuentava parte de lo que valemos después de deducir lo que debemos; También convenimos que entregaremos al obispo un inventario de nuestras propiedades antes o al tiempo en que paguemos al agente de la iglesia arriba nombrado el porcentaje que hemos estado de acuerdo en el curso del año 1838.

Farwest, diciembre de 1837.

http://josephsmithpapers.org/paperSummary/minute-book-2?p=94#!/paperSummary/minute-book-2&p=92

1838, Julio. José Smith solicita al Señor saber qué es lo que se requiere como diezmo y se recibe la revelación conocida como la sección 119. La sección 119 define que el diezmo es para propósitos temporales de la Iglesia (especialmente enfocado a la construcción del templo) y requería entregar a la iglesia todos los “bienes sobrantes” y luego una décima parte de su “interés anual”. Así mismo establece que todos los que se congreguen a Sion (es decir, se unen a la iglesia), también deberán ser diezmados “de todas sus propiedades sobrantes” o excedentes.

1841, Diciembre. El quórum de los doce (dirigidos por Brigham) publica una epístola en Times and Seasons, el periódico de la Iglesia en Nauvoo, en la cual enseña la importancia de construir el templo diciendo que este “debe ser construido por diezmo y consagración, en que cada uno está en libertad de consagrar todo lo que sus corazones deseen, pero el diezmo es requerido, y es una décima parte de todo lo que cada uno posea en el momento del comienzo de la construcción y una décima parte de todo su incremento desde este tiempo hasta el tiempo del término del mismo, sea con dinero, o con lo que pueda uno ser bendecido”.

Aquí Quinn erróneamente identifica esta epístola como una “modificación de la práctica de DyC 119 reduciendo el diezmo original”. Al leer la fuente original, es fácil darse cuenta que este es un requerimiento particular diferente y que no modifica al de DyC 119 si no que está más relacionado con DyC 97.11 y la circunstancia de la construcción del templo (de hecho, en esa parte Quinn pone de su propia cosecha y termina la frase en “desde ese tiempo” y no incluye el “hasta el tiempo del término del mismo” dando la sensación de que es una modificación para siempre de DyC 119).

Durante los siguientes años se continuo reforzando el tema del diezmo enfocando principalmente este tema con la construcción del Templo de Nauvoo.

1844, Agosto. Dos meses después del asesinato de José Smith el Quórum escribe una epístola publicada en el periódico Times and Seasons y firmada por Brigham Young en la cual hace un recordatorio de la sección 119 y entre los varios puntos de la epístola, explica que el templo debe seguir siendo construido y que se requiere que todos los miembros recuerden la revelación de diezmo y que paguen inmediatamente “una décima parte de todas sus propiedades y dinero … y luego continúen pagando una décima parte de todos sus ingresos (income) de ese tiempo en adelante”. Posiblemente esta es la primera ocasión en la cual el término “interés” es cambiado por “ingresos”, una diferencia de capital importancia para entender el tema, sin embargo en el contexto de la epístola y en los siguientes mensajes de Brigham, se puede entender que él se sigue refiriendo a “interés” como el aumento de su ganancia o bienes y no al “ingreso neto”.

Times and Seasons 15 de Agosto 1844, Una epístola de los doce.

1844. Octubre. En la Conferencia General Brigham volvió a recalcar la importancia del diezmo y la necesidad de la iglesia de tener dinero para construir el templo, ayudar a los pobres y pagarle un sueldo por sus servicios a la iglesia y por su parte John Taylor dijo que “es nuestro deber pagar nuestro diezmo, un décimo de todo lo que poseemos y después un décimo de todo nuestro incremento, y un hombre que no pague su diezmo no es digno de realizar bautismos vicarios”. John Taylor continua en su mensaje diciendo que “Es fácil para un hombre que tiene diez mil dólares pagar mil como lo es para un hombre que tiene poco pagar un décimo. Es nuestro deber pagar el diezmo. Si un hombre no tiene la fe suficiente para atender estas cosas pequeñas, entonces no tiene la fe suficiente para salvarse a sí mismo y a sus amigos”. Así mismo Taylor hace la siguiente observación: “Los pobres no van a ser privados de estas bendiciones debido a que sean pobres; no, porque Dios nunca cosecha donde no ha sembrado”, entendiéndose de que si los pobres no tienen “intereses” de los cuales diezmar, ellos no serán privados de participar de las bendiciones.

Finalmente, el día lunes, Brigham vuelve a aclarar el tema del diezmo. “Han habido tantas consultas sobre esto que comienza a ser molesto: La ley es que un hombre debe pagar la décima parte de todo lo que el posee para la construcción de la Casa de Dios, la propagación del evangelio y el soporte del sacerdocio. Cuando un hombre entra a la iglesia él quiere saber si debe tomar en cuenta su ropa, deudas no pagadas, tierras, etc. La ley es dar una décima parte de aquello que ha conseguido y después una décima parte de su incremento o una décima parte de su tiempo. Un hombre viene y dice que ha estado enfermo durante seis meses y que es lo que se le requiere? Vea y pague su diezmo del tiempo que sea capaz de trabajar. Algunos dicen que han estado predicando y quieren saber si deben pagar su diezmo?. Bueno, si quieren hacerlo, que así sea”.

History of Church, Volumen VII, Capitulo XXII, minutas de la conferencia general, domingo 6 y lunes 7 de octubre de 1844.

1845, Enero. Brigham vuelve a firmar una Epístola en Times and Seasons en la cual nuevamente se recuerda, a propósito de la construcción del Templo, de que “es su deber diezmar de acuerdo a las leyes y mandamientos dados por medio de José el Profeta … de la décima parte de su interés, o ingreso, año tras año”.

1847, Enero. Bajo la dirección de Orson Hyde es publicado en el Millenial Star, el periódico de la Iglesia en Inglaterra, un claro artículo respecto al diezmo. En este artículo se explica que debido a la diferencia de costumbres y circunstancias en Inglaterra, es prematuro enseñar del diezmo a los nuevos conversos, pero de cualquier forma enseña que “la ley celestial” consiste en que cuando alguien se une a la iglesia debe donar como diezmo una décima parte de lo que posea y luego de eso, un diez por ciento de su incremento anual. También explica que si lo que un hombre gana solo alcanza para mantenerse a sí mismo y a su familia, entonces no le es requerido el diezmo: “La ley celestial no tomara del pan de la madre o del niño, ni de otra cosa que ellos realmente necesitan para su confort. El pobre que no tiene de los bienes del mundo de sobra, pero sirve y honra a Dios de acuerdo a lo mejor de sus habilidades en toda otra forma, tendrá una corona celestial en el eterno reino de nuestro Padre.”

La traducción literal del artículo completo es la siguiente:

Diezmo.

Este es un tema en el cual mucho se puede decir, y mucho aún está siendo dicho. Nosotros sentimos el tener que contribuir con nuestra parte al fondo general de conocimiento respecto a este tema. Apreciamos debidamente las entusiastas labores de algunos de los Elderes para hacer cumplir esta parte de la ley celestial a los santos de este país, pero al mismo tiempo, la diferencia de circunstancias, la diferencia de países, hábitos y costumbres deberían haber sido una suficiente garantía para posponer el cumplimiento de esta ley hasta que la sabiduría y propiedad de hacerlo, en este tiempo, pueda ser determinada en el concilio en las oficinas generales, y el resultado de esta discusión haya sido conocido por medio del periódico; entonces puede haber sido demasiado temprano para los Elderes el tratar de enseñar y hacer cumplir esta ley. Pero así como es su deseo seguir adelante en cada obra buena, ellos son ciertamente perdonables por su más bien prematura acción sobre este tema.

La ley celestial requiere una décima parte de toda aquella substancia que el hombre posea al tiempo en que se hace parte de la Iglesia, y una décima parte de su incremento anual después de esto. Si todo lo que un hombre puede ganar es requerido para mantenerse a sí mismo y a su familia, no es requerido que el diezme. La ley celestial no tomara del pan de la madre o del niño, ni de otra cosa que ellos realmente necesitan para su confort. El pobre que no tiene de los bienes del mundo de sobra, pero sirve y honra a Dios de acuerdo a lo mejor de sus habilidades en toda otra forma, tendrá una corona celestial en el eterno reino de nuestro Padre. Pero el rico, y aquellos que tienen los bienes del mundo los cuales los cuales pueden gastar, sin hacerse un daño a si mismos o a sus familias, no podrán obtener una corona celestial a menos que paguen su diezmo. Ellos no están excluidos tampoco de ser expulsados de la Iglesia si ellos no lo hacen. No tenemos una ley que nos autorice a hacer esto, pero si ellos son capaces y no pagan sus diezmos, su luz, tal como la de las vírgenes tontas, se apagara: Ellos no tienen aceite en sus lámparas y consecuentemente no pueden ser admitidos. Por tanto, permanece en cada hombre el decidir por sí mismos si buscaran por una corona celestial por su propia voluntad y elección, sin compulsión. El pobre pagara fácilmente su diezmo y aun mas, debido a que el diezmo no es particularmente requerido de ellos. El rico piensa que es una ley dura como una cosa general, aunque de vez en cuando un hombre rico es atrapado en la red del evangelio, y su corazón se abre no solo para pagar su diezmo, pero aun para vender todo lo que tiene y darlo a los pobres e ir adelante y predicar el evangelio sin viandas ni escrituras. Pero lo que esperamos no es solo que nuestra propiedad sea diezmada, sino que también nuestra vida, no una décima parte de esto particularmente, si no aun todo.

Pero si cualquier hombre o mujer desea pagar su diezmo, ellos pueden hacerlo en nuestras oficinas aquí en Inglaterra, o en las oficinas en el campo de Israel en el desierto. Estos dos lugares son los apropiados para la transacción de estos negocios, donde un verdadero y fiel registro de lo mismo en el libro de “La Ley del Señor” puede ser mantenido y preservado. Además cualquiera de los doce apóstoles que viajan entre las iglesias está autorizado para recibir este diezmo.

El dinero, una vez obtenido, es mantenido por la presidencia de la Iglesia y es utilizado por ellos para construir templos, ayudar a los pobres y utilizados en aquellos propósitos que ellos consideran necesarios para el bien de la iglesia y para el avance de la causa.

Si hay algo que deseen diezmar por ustedes mismos para el beneficio de la Iglesia, quizás no hay un mejor tiempo para pagar esto que hoy en día. Por tanto nosotros les decimos “traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa, y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramare sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde “

https://books.google.cl/books?id=M1coAAAAYAAJ&pg=RA1-PA12&dq=the+celestial+law+requires+one-tenth+part+of+all&hl=en&sa=X&ved=0CBwQ6AEwAGoVChMI05_Gn-LsxwIVBaMeCh1-6wEL#v=onepage&q=the%20celestial%20law%20requires%20one-tenth%20part%20of%20all&f=false

1847: La Iglesia se mueve y comienza a colonizar Utah.

1852. En la oración inicial de dedicación del edificio de conferencias, Willard Richards dice lo siguiente: “Concede [Señor] tus ricas bendiciones sobre este tu pueblo, para que nunca sean negligentes o de mala gana paguen su diezmo sobre su incremento para la edificación del tu reino y la difusión del evangelio en la tierra”. Nótese que aquí, la palabra “interés” de DyC es substituida por “incremento” (interest – increase). Esto será común en los mensajes subsiguientes en los cuales el término de DyC “interés anual” será reemplazado en varias ocasiones por ingreso, incremento, sueldo, excedente, salario, etc, por lo cual se hace necesario en varios casos ampliar al contexto completo para entender a qué se refiere cada palabra.
http://jod.mrm.org/6/298

En la conferencia Brigham discute largamente el tema del diezmo, pero enfocado en los problemas que tiene la iglesia para pagar sus deudas y la circunstancia de que los miembros estén pagando sus diezmos principalmente en bienes y propiedades, lo que le genera un problema a la iglesia la cual debe pagar deudas en un dinero efectivo que no está recibiendo.
http://jod.mrm.org/1/46

En otro discurso de la misma conferencia, Brigham explica que el ser demasiado pobre o rico, no es una excusa para no pagar el diezmo. Que si el tuviera una sola vaca, la daría completa así que si alguien tiene “solamente una vaca, y son demasiado pobres para pagar su diezmo, entregue todo para las obras publicas”. Hay que notar que en ese tiempo, la Iglesia también realizaba y pagaba con los diezmos las obras públicas necesarias para las comunidades mormonas tales como caminos, sistemas de riego, edificios públicos, etc.
http://jod.mrm.org/1/198

En octubre Heber C. Kimball da un discurso respecto a varios temas distintos, pero menciona el diezmo junto al término “surplus”, el excedente (traducido en nuestros DyC como “sobrante”). Básicamente dice que “hay que pagar nuestro diezmo, y después si tenemos un excedente que no queremos ponerlo en usura (nt: prestarlo con interés) hoy , póngalo en las manos del representante de la Iglesia”. Notar que esto fue dado solo como recomendación, pero aclara que el significado de “excedente” es del dinero que te sobra luego de pagar luego de los gastos normales (vida, vivienda, préstamos, etc.).

1853. En febrero Brigham da un mensaje respecto a construir templos y si la gente podría pagar su diezmo como “diezmo de trabajo” para ayudar a excavar las fundaciones. (diezmo de trabajo, labor tithing, significaba de que de cada 10 días de trabajo, uno se dedicaba trabajando para la iglesia). En el discurso también Brigham explica que “si el diezmo se ha pagado, entonces no queremos que ustedes den sus propiedades excedentes (surplus)… Lo que es requerido de esta gente, no es que den todo lo que tienen, aunque esto debe estar constantemente puesto sobre el altar por si se requiriese, sino que la gente pague puntualmente su diezmo, entonces habrá una abundancia, si, y un excedente (surplus)”. Por cierto, en este mismo discurso Brigham dice que no se requiere que todos los años salga una revelación respecto al diezmo, que está ya se conoce, y que “si hay un hombre o una mujer que no quiera pagar su diezmo, nosotros no queremos que lo hagan. Es para su beneficio particular y de cada individuo sobre la faz de la tierra. Para mí como individuo, no es un tema construyamos un templo o no”.
http://jod.mrm.org/1/277

En abril en la conferencia, Brigham pide que “cumplan con su deber con los Santos, paguen su diezmo, y sean prontos en pagarlo, así como lo son en alimentar a sus familias”.

En Julio Brigham da un discurso en el cual se queja de los santos que se van a California solo pensando en hacerse ricos y no de cumplir otros deberes como “la necesidad de realizar deberes militares o de dar del excedente (surplus) de sus propiedades para el diezmo”.
http://jod.mrm.org/1/162

En un discurso de Junio respecto al “Uso y abuso de las bendiciones” Brigham recomienda que si alguien tiene demasiadas bendiciones, “por ejemplo, tienes campos de trigo, más allá de los límites de los saltamontes, tendrás cosechas considerables y quizás no sabrás que hacer con eso, [entonces] usted debe decirle a su hermano pobre ‘ven y ayúdame con mi grano, y comparte conmigo, y aliméntate a ti mismo y a tu familia’. Si usted tiene tanto que no puedes hacerte cargo de eso, y no tienes donde ponerlo, y tu vecino no tiene pan, dile al obispo que tú tienes muchísimo grano para que lo guarde en la bodega del obispo y así tendrás un beneficio de esto en su diezmo”.
http://jod.mrm.org/1/248

En otro discurso Brigham comenta (y durante décadas se repitiera el mismo concepto) que son muchos los hermanos pobres que viven gracias a que son alimentados por los diezmos. Hay que notar que al parecer en esos tiempos aun no existía el concepto de “ofrendas de ayuno” específicas para ayudar al pobre y necesitado sino que la Iglesia había organizado un sistema de protección social a partir de los diezmos, los cuales se pagaban principalmente en forma de bienes agrícolas de consumo. También se explica que siendo el diezmo una ley obligatoria, se aceptaba libremente el dar más dinero o bienes, pero eso se conocía como “ofrendas” y era a libre disposición de las personas.

1855. En Julio, Brigham da un discurso enfocado en la “Consagración”. Este discurso es muy interesante y en el Brigham dice que la “Ley de Consagración” (DyC 42) es también “La ley del diezmo” y que es la respuesta a la pregunta de José de “cuanto de las propiedades de la gente debe ser diezmada”. En este punto Brigham cita DyC 42:29-32 para dejar en claro que lo consagrado es lo que resta “cuando sea suficiente para él y su familia”, es decir el concepto de “surplus” o excedente el cual parece estar suficientemente claro para la gente ya que en el resto del mensaje Brigham se dedica a dar ejemplos de malas prácticas con el diezmo: Personas que tienen propiedades y dicen que no les sobra nada porque a futuro lo heredaran a hijos que ni siquiera tienen aún, personas que dan como diezmo su vaca sobrante más vieja o su caballo enfermo que ya no usan, o un ejemplo muy interesante de cómo personas se aprovechan del concepto del diezmo de mala manera: “Esta es la descripción de los bienes excedente que algunos quieren ofrecer al Señor. Estos han sido los sentimiento de muchos hombres. Ellos vienen y me dicen: ‘Hermano Brigham, quisiera pagar mi diezmo, por favor venga conmigo, me gustaría mostrarle el caballo que he traído. Me gustaría que me dieran 50 dólares por el caballo y del balance voy a poder pagarle el diezmo, si usted me da 20 dólares en dinero, 10 dólares en víveres y otro poco del diezmo de otro hombre, y mucho de mi parte, usted podrá tener un caballo de 80 dólares’, cuando yo puedo conseguir un buen caballo por solo 40. Yo no hago este tipo de tratos. Algunos de nuestros hermanos podrían hasta llevar un caballo de no más de 40 dólares, pedir 50 y diezmar por 30”
http://jod.mrm.org/2/298

1857 Wilford Woodruff refuerza “la necesidad de obedecer las instrucciones” y entre otras cosas habla del Diezmo indicando que el diezmo es para nosotros, no para el Señor, ya que Él ya ha recibido todas sus investiduras y bendiciones; “Quiero que ustedes hermanos entiendan esta cosa, que nuestro diezmo, nuestro trabajo y nuestras obras no son para la exaltación del Todopoderoso, sino que son para nosotros”.
http://jod.mrm.org/4/189

Heber C Kimball refuerza el mismo punto en su discurso y también habla respecto a consagrar los bienes luego de pagar los diezmos y las ofrendas “y cuando este hecho, consagra tus propiedades a la Iglesia, y háganse fuertes en las manos de nuestro presidente”.  El tema parece ser bien literal ya que Kimball se queja de que “si ustedes no tienen fe para escriturar sus propiedades al fiduciario de la Iglesia, es porque no tienen confianza en el fiduciario. Si tuvieran confianza en él, tendrían fe en él”. De todas formas parece que esto no fue realizado muy ampliamente.
http://jod.mrm.org/4/247

1858. En un discurso de enero de ese año Brigham refuerza la idea de que se pagan pocos excedentes mencionando la ley de consagración y de diezmos “esto me hace recordar de que ocurrió en Missouri, cuando José estaba predicando la ley de consagración para los bienes excedentes. ’Habría algún hombre que escuche esa ley?’. No, ningún hombre. ‘Pagaran su diezmo?’ No puedo de ninguna manera, porque no tengo tantos bienes como quisiera”.

En un discurso llamado “Fondos de la Iglesia” Brigham entrega un breve resumen de las finanzas y diezmos de la Iglesia y refuerza en varias ocasiones de que “a nadie se le pide que pague su diezmo, a menos que ellos estén dispuestos a eso; pero si pretenden pagar diezmos, paguen como una persona honesta”
http://jod.mrm.org/8/201

El apóstol y consejero Daniel H. Wells hace un recordatorio de la ley del diezmo preguntando directamente “Quien de ustedes ha pagado su diezmo en los últimos dos años” a lo que el Brigham responde desde atrás “Ellos ni conocen que significa eso”.  Luego de eso Wells cita Malaquías y continúa enseñando que “la mejor inversión y negocio que pueden hacer y la mejor cosa que pueden hacer para ustedes mismos mientras estén aquí por tiempo y eternidad, es dejar al reino absorber todos sus intereses y todo lo que les pertenezca. Ese es el mejor negocio que cualquier hijo e hija de Adán puede hacer, consagrar su tiempo, talentos y todo lo que poseen para el avance de la causa de nuestro Señor.”
http://jod.mrm.org/9/79

En octubre Brigham vuelve a tocar el tema de cómo algunos obispos han sido deshonestos al tomar el diezmo dejándose algo para ellos y como algunos diezmos “físicos” (granos, animales, productos) estaban siendo perdidos y desperdiciados, por lo cual en este discurso se enfoca en el buen y honesto uso del diezmo. Esta no es la única ocasión en la cual Brigham denuncia desde el pulpito la malversación de diezmos por parte de los oficiales de la iglesia.
http://jod.mrm.org/8/315

Young entrega una carta con instrucciones para la obra misional en Inglaterra. En esta carta el habla de los problemas que se tiene en la iglesia debido a que la mayor parte de la gente paga sus diezmos con bienes y no con dinero, lo cual produce problemas cuando se necesitan pagar cuentas o realizar cosas necesarias en la iglesia como por ejemplo la impresión de libros. Brigham da un dato muy interesante: “Cuantos en Utah pagan diezmos de su dinero?. Comparativamente muy pocos. Probablemente no obtenemos un dólar de cien en efectivo. Y si los caballos, bueyes y vacas pudieran ser vendidos por dinero, probablemente solo unos pocos podrían convertirse en diezmos; Y si el trigo pudiera ser vendido por dinero, no obtendríamos trigo excepto de solo unos pocos.”
http://jod.mrm.org/8/176

Heber C. Kimball, primer consejero de la primera presidencia, da un mensaje en la conferencia de octubre en la cual pone como un mal ejemplo a aquellos que no son previsores y viven el día a día: “hay muchos a que están acostumbrados a vivir solo al día a día toda su vida, ellos se han acostumbrado a recibir sus salarios en la noche de los sábados y dejar a sus esposas tenerlos; entonces sus esposas iban y pagan una parte de sus provisiones de la semana –un poco para cerveza, otro poco para el sacerdote, el diezmo, y otras cosas; ellos no saben cómo hacerlo de otra manera”.

Esta es la primera referencia que tengo de un diezmo de salario, pero no se aclara si es el diezmo a partir del 10% del salario o el 10% de lo que quedaba luego de que la mujer pagara por sus “provisiones de la semana”. Por otro lado no supe a qué se refería con guardar algo “para el sacerdocio”.
http://jod.mrm.org/8/247

1861. En general en los discursos en los que Brigham habla del diezmo, recalcando de que el diezmo no puede ser lo sobrante, artículos malos, y que “no paguen el diezmo, a menos que ustedes quieran [hacerlo]”

1863 En junio Brigham da un discurso en el cual discute el tema del “diezmo de trabajo” en el que el recalca que muchos hermanos están pagando ese “diezmo” trabajando en días con mal clima, en los cuales no se puede hacer nada, y no ofreciendo como diezmos aquellos días que son más útiles.  Adicionalmente en este mensaje pide que la gente deje de diezmar en especies ya que tienen demasiado y los granos y otros alimentos se están comenzando a perder por lo cual pide que se haga el esfuerzo de pagar en efectivo.

Como nota al margen, en este mensaje Brigham comenta que el diezmo que ha recibido desde que llegaron a Salt Lake lo ha puesto en el fundo común “pero no cada dólar, debido a que tengo una familia que sostener”.
http://jod.mrm.org/10/200

En la conferencia de Octubre, Brigham vuelve a recordar el diezmo según DyC 119 y luego comenta que “Algunos suponen que algo del diezmo es usado para sostener y alimentar a la primera presidencia y a los Doce, esta es una falsa impresión. Puedo decir, sin jactancia, que no hay ningún otro hombre en este reino que ha hecho más en dólares y centavos para construirlo de lo que yo he hecho y sin embargo no he tomado un centavo para mí mismo”.

En otro mensaje el enseña que “ninguna persona es compelida a pagar diezmos, sino que es un acto enteramente voluntario”. Así mismo declara que “Nos ha requerido el Señor pagar un diezmo?. Si, lo ha hecho, a saber una décima parte de nuestro incremento”.

En un mensaje de noviembre, Brigham dice que a nadie se le obliga a abrazar el evangelio o aun seguirlo después de bautizado, cada uno es libre de pagar si quiere, pero el que no siga los convenios está en condiciones de que se le saque de la iglesia, aunque el habito en la iglesia es que no se haga esto y que si se ha expulsado a alguien de la iglesia por no pagar el diezmo, “estas no han sido nuestras instrucciones”.

Sin embargo en el siguiente párrafo Brigham dice que “si los hombres tienen salud para trabajar, están rodeados con abundancia de las comodidades y bendiciones de la vida, pueden construir casas y granjas para su placer, Deberían ellos pagar su diezmo?. Ellos deberían pagarlo”, por lo cual “Hemos dicho a los obispos que si cualquier hombre reúsa pagar su diezmo, sométanlo a disciplina, y si aún se reúsa, córtenlo de la Iglesia. Nosotros no hemos requerido esto de la gente, sino que el Señor lo ha requerido y eso es suficiente para nosotros todos los SUD sobre la tierra. Si vivimos nuestra religión vamos a estar dispuesto a pagar el diezmo”.
http://jod.mrm.org/10/282

Según Quinn, desde 1851 que se había dado la instrucción de excomunión de los miembros que no pagaran el diezmo, pero también aclara que en la práctica esto no había sido hecho mucho. La información utilizando solo el Journal of Discourses es algo confusa, ya que son muchas las ocasiones en que Brigham dice que el diezmo debe ser pagado solo por quienes quieran pagarlo e inclusive, como pudieron ver, dice que no se debería disciplinar a nadie si no se paga el diezmo, pero también son varias las ocasiones (incluso como pueden ver, en el mismo mensaje) en los cuales se dice que se debería disciplinar y expulsar a los no pagadores de diezmos. De todas formas hay que hacer notar que algo que permanece constante en todos los mensajes desde los primeros es que si aquellos que deberían pagar diezmos no lo hacen, deberían considerarse como no dignos y por tanto, no podían acceder a la recomendación del templo y por consiguiente, al uso del templo.

1867. En noviembre, Brigham Young Jr. comenta de un hombre que conoció en Inglaterra cuyo sueldo era semanal era muy bajo “y con esa pequeña suma soportaba a su familia de 9 personas, pagaba su diezmo y en tres años ahorro lo suficiente para emigrar con todos ellos”. En todo caso, nuevamente el mensaje no es claro para saber si diezmo del bruto, líquido o del excedente semanal.

1871. En un mensaje de Abril Brigham toca varios temas, entre ellos el diezmo. En este mensaje dice que los santos no están pagando el diezmo, que no se está recolectando ni la centésima parte del trigo cosechado en ese año, pero que ni siquiera él ha pagado su diezmo. Brigham dice que él cree que ha pagado más diezmos y dado más dinero que cualquier otra persona en la Iglesia (una frase que repetirá muchas veces en los siguientes años), pero que difícilmente ha comenzado a pagar su diezmo, que aunque hay algunos que son muy estrictos para pagar el diezmo, el cree que en general, la gente no ha pagado ni un veinteavo de lo que corresponde. Según el contexto de lo que los mensajes de Brigham que leí y donde vuelve a expresar esta idea parece ser que él se refería a “nadie ha pagado su diezmo” en base a su idea de que dado que todo es del Señor, el diezmo “completo” debería ser dar todo al Señor, no solo la decima parte.

En el mismo mensaje Brigham dice que hay que pagar el diezmo “si a usted le gusta, no a menos que quiera hacerlo. Algunos dicen que hemos cortado gente de la Iglesia por no pagar el diezmo, nunca hemos hecho esto, aunque debería ser así”.
http://jod.mrm.org/14/78

1872 Quinn señala que en 1845 los apóstoles y otros líderes se eximieron de pagar diezmos “debido a su servicio a la iglesia”. La verdad no pude verificar esa aseveración de su fuente original pero por lo menos en Septiembre, George Q. Cannon observa que todos los miembros de la Iglesia “desde el Presidente Young, sus consejeros, el quórum de los doce, obispos, todo hombre de fe, paga su diezmo, desde el más alto en la Iglesia así como aquel cuyo nombre es poco conocido más allá del pequeño círculo donde él se mueve”.
http://jod.mrm.org/15/145

Por su parte Brigham discute respecto a que es mucho más fácil para el pobre pagar su diezmo que para el rico, ya que para el rico es mucho dinero mientras que es poco para el pobre, por lo que estos, los ricos, tienen la tentación de esperarse y no pagar sus diezmos hasta que ya es demasiado tarde. Por otro lado, Brigham nuevamente denuncia que hay “obispos no confiables” en la iglesia en materia de probidad con los diezmos.
http://jod.mrm.org/15/158

En la misma conferencia, John Taylor dice que “cuando hablamos de nuestro diezmo, creemos que es el deber de todos aquellos que obedecen el Evangelio de Jesucristo el contribuir con un décimo de su incremento con el Señor”.

1873 Comenzamos en Enero con Orson Hyde, el que dice que “los impuestos son para los gobiernos del mundo político, y es así con los diezmos que son para el reino de Dios”.  En otra parte de su mensaje Hyde declara “Entonces en que consiste el diezmo? Una décima parte de todo lo que poseemos al comenzar, y desde allí en adelante una décima parte de nuestro ingreso (income) anual. Si este es de 1000 dólares al año entonces pagas cien en impuestos al reino de Dios”. Notar que “income” no necesariamente significa lo mismo que ingreso actualmente por lo cual es importante ver el contexto. En términos financieros, income o ingresos es la ganancia y se acerca más al concepto de ‘interes’ que al de salario. Solo hay unos pocos discursos en los cuales se usa el termino inequívoco “salary” o “wages” el cual se acerca mucho más al término ‘ingreso’ como se entiende comúnmente hoy en dia en la iglesia.

Hyde también comenta que es gracias a los diezmos es que no hay mendicidad en las calles de las ciudades mormonas, ya que el diezmo sirve para proveer a las madres y niños que necesitan ayuda y que son incapaces de proveerse por sí mismos.
http://jod.mrm.org/15/303

En marzo Orson Pratt da un mensaje en el cual repite el punto anterior “Cumplen los santos con esta ley?, y cuando comienzan, cuando vienen de las naciones de la tierra, consagran ellos sus bienes excedentes al Señor, poniendo en las manos del Obispo de la Iglesia y después pagando una décima parte de su ingreso (income) anual a la tesorería del Señor?
http://jod.mrm.org/15/354

Orson Prat repite el mensaje en la conferencia de Abril respecto a que es la “décima parte del ingreso (income) anual” y agregando que en su opinión, es complicado de aplicar el tema del “exceso” en el diezmo inicial al congregarse en Sion ya que cada persona se juzga a sí mismo y hay casos en que pobres calculan un exceso y diezman de ello y los ricos hacen el cálculo de su propio exceso, y calculan que es poco lo que les sobra o si no nada, por lo cual al final diezman de menos de lo que deberían. “en mi opinión esto está mal, ellos no deberían ser sus propios jueces: Quienes deberían juzgar en esta materia? Los obispos a los cuales el Señor ha llamado en Sion …. La gente debería ser suficientemente honesta cuando llegan acá con sus medios y decir a los obispos:” Aquí, tengo muchos medios, juzgue usted, cuanto de esto debería ser excedente y cuanto debería yo retener”.
http://jod.mrm.org/16/1

En la misma línea, en mayo Brigham dice que “los santos deben pagar un décimo de sus ingresos (income) con alegría y gratitud”.  En el mismo discurso se hace una aclaración “respecto a ese lloriqueo del mundo respecto al manejo de Brigham de los diezmos. Yo puedo decir que él ha puesto 10 dólares cuando ha sacado uno de la tesorería de la iglesia, y él ha pagado más diezmos que cualquier otro hombre dentro de la Iglesia. Todo el mundo debería pagar su décimo. Una mujer pobre debería pagar su décima gallina, si ella quiere ganar 10 veces el valor de su apoyo. Todo es del Señor y nosotros solo somos sus mayordomos”.
http://jod.mrm.org/16/40

En Junio, George A. Smith, refuerza el tema de los diezmos y ofrendas: “El Señor requiere pagar diezmos y realizar ofrendas. Diezmos significa una décima parte de todo su incremento [increase]”. Repite tres veces este concepto en su discurso.
http://jod.mrm.org/16/102

Luego del discurso de George A. Smith Brigham continúo haciendo hincapié en el diezmo. “Es el deber pagar el diezmo. Y si se hace la pregunta ‘Hermano Brigham, usted paga su diezmo?, yo puedo responder con toda propiedad que no. Yo nunca he pagado mi diezmo, y si miro para cualquier lugar,  buscaría en vano por un hombre en esta iglesia que haya pagado su diezmo. He mirado cuidadosamente este tema, y de acuerdo con mi entendimiento del significado literal, espíritu e intención del término, estoy  compelido a llegar a la conclusión de que no hay  hombre o mujer en esta iglesia que haya pagado su diezmo, y no sé si hay algún individuo en esta iglesia que tenga los medios para pagar todos los diezmos que debe si se le requiriese. Yo no podría.” Luego en el discurso propone a los hermanos pagar el diezmo que se debía de años anteriores en forma retroactiva “Mi propuesta es, si ustedes van a trabajar y pagar algo de su diezmo pasado, nosotros construiremos un templo aquí en este lugar, podremos escoger un lindo lugar para uno aquí [en Logan, Utah]. Estamos calculando construir muchos templos, y tendremos uno aquí si ustedes están de acuerdo con mi proposición”.
http://jod.mrm.org/16/108

Franklin D. Richards, en Junio, habla en extenso del diezmo y de la oportunidad de ser uno su propio agente “no se les ha dado la autoridad a los obispos de decirle exactamente a un hombre ‘tú debes pagar todo esto’. Hay la más alta libertad posible manifestada, por lo que se le da a cada hombre la oportunidad de actuar según su propia agencia en decir que es lo que él ha hecho y con los medios que se han puesto en sus manos y cuanto es lo que debe pagar como interés o diezmo”.
http://jod.mrm.org/16/59

En agosto, el consejero Daniel H Wells declara “no importa cuán pobres podamos ser, debemos pagar nuestros diezmos”… “si la viuda pobre paga su diezmo, recibiría de uno a cinco cientos”.
http://jod.mrm.org/16/123

Una semana después, en Ogden, Orson Pratt vuelve a clarificar lo que es el diezmo según su interpretación: “Déjenme nombrar ahora algunas de las condiciones del diezmo, según esa ley. El Señor nos ha dado el mandamiento de que la gente que vino y se congrego con los Santos debían consagrar, no todos sus bienes, sino que todos sus bienes excedentes (surplus propierty) , y después de que ellos hayan consagrado todo sus bienes excedentes, entonces debe quedar cierta porción, la cual no se llama excedente (surplus), la cual deben quedarse; y de lo que no es de estos bienes excedentes, deben tratar de lograr un ingreso (income), y si ellos pueden lograr un ingreso (income), ellos deberían consagrar un décimo de ese ingreso.

Luego el repite el razonamiento de Abril respecto a que uno no debería auto calcular cuánto es su “excedente”: “se requiere que un hombre que tiene 15, 20 o 50 dólares, que cuando venga a Sion, vaya al obispo y le diga ‘Yo tengo demasiado dinero, y mucho para mi familia, ahora dígame obispo, cuando de todo lo que tengo son bienes excedentes? Oh, alguno dirá que eso debe ser dejado a nuestro propio juicio. Nuestro propio juicio!. Quien en el mundo entre los Santos va a tener algún bien excedente si se deja eso a su propio juicio?…. Y pueden ir atreves de todos los pueblos y villas y no van a encontrar a ningún hombre que tenga bienes excedentes. No lo van a encontrar.  Entonces yo juzgo que los hombres que determinan que es un bien excedente y que no lo es, son aquellos hombres que Dios ha ordenado a este poder, a saber, los obispos”.

En el siguiente párrafo, Pratt se enfocara en el tema del diezmo de los ingresos, el significado de ingreso (income): “Ahora para la otra porción de la ley del Diezmo. Digamos que un hombre llega aquí con 50 mil dólares y es juzgado por la autoridad apropiada que 40 mil es un excedente (surplus). Entonces él se va a trabajar con los remantes 10 mil y consigue una granja y una casa, y entra en otros negocios, y logra no solo lo suficiente para su sostenimiento, si no que se encuentra que a final de año ha hecho mil dólares: Él tiene que pagar la décima parte de eso, esto es 100 dólares. Este es realmente el significado de la palabra diezmo”.
http://jod.mrm.org/16/146

1874: George A. Smith enseña en mayo de ese año que “El tiempo real de pagar el diezmo es cuando obtenemos los medios. Cuando nosotros recibimos el dinero, mercancía o propiedad, si podemos, en primer lugar, ir al obispo y pagar la décima parte… y  después podemos usar el remanente con una consciencia libre de ofensa” (así que ahora ya sabemos de dónde salió la idea de pagar primero que todo el diezmo).

George A. Smith agrega que “Algunos hombres razonan al respecto y dicen ‘Veremos todo el año y al final veremos si hemos ahorrado algo y entonces pagaremos algo de diezmo; pero si no hemos ahorrado nada, pensamos ir donde el obispo y decirle que nos debe pagar algo a nosotros’.  El espirito nos dice que esto está enteramente errado”
http://jod.mrm.org/17/80

1877: Muere Brigham Young, es reemplazado por John Taylor.

1878 En mayo durante una reunión en Nefi, Utah, El obispo L. W. Hardy declara que “Diezmo es una ley de Dios que todos están requeridos de obedecer, y es obligatoria para todos los Santos, para el pobre y para el rico. En algunas partes, la viuda, que depende de la Iglesia para su soporte, paga un décimo de su ingreso (income) como diezmo. Y esto es por supuesto lo que yo recomendaría a todos en circunstancias similares”.

A continuación el apóstol Erastus Snow enseña que de la revelación del diezmo (DyC 119) “aprendemos que fue requerido consagrar todos nuestros bienes sobrantes (surplus property) para los propósitos mencionados y después de eso, pagar anualmente una décima parte de nuestro incremento (increase). Esto significa el incremento desde cada fuente. Por tanto, y si un hombre depende solo de la labor de sus propias manos, entonces una décima parte de sus ganancias (earnings) será su diezmo legal. Pero si en adición a esto hace equipo o se emplea en otro trabajo, entonces el incremento de esto a lo que el posee debe ser también diezmado. Así como el décimo de su trabajo combinado. Por otra parte, parte de su propiedad excedente debe estar en una condición de permitirle a el invertir en cualquier tipo de negocios, una décima parte de las ganancias derivadas de las mismas debe ser pagado como diezmo, o si tiene dinero prestado con interés, en cada dólar que se ha acumulado la suma de 10 centavos pertenece al Señor, de acuerdo a las leyes que regulan el diezmo de esta gente, y así sucesivamente. Esta ley se aplica estrictamente a todos nuestros ingresos (income) derivados de cualquier fuente.

No es como algunos suponen, que el diezmo es lo que tu usted puede haber dejado luego de deducir todos sus gastos, o en otras palabras, después de gastar todo lo que usted pueda. Hay algunos [que tienen] la creencia de que el diezmo significa la décima parte de lo que puede ser dejado después de deducir todos los gastos, lo cual equivaldría a decir esto: “De lo que ya no nos podamos gastar nosotros daremos una décima parte como si fuera nuestro diezmo”  Cuanto, mis hermanos y hermanas, creen ustedes que el Señor obtendrá si todos nosotros sintiéramos y actuáramos de esa manera?. Esto no es la ley del diezmo… Se nos requiere pagar un décimo de nuestro incremento (increase), o interés (interest), o ingreso (income), lo cual es nuestro diezmo… mientras reservamos nueva decimas para el sustento de nosotros mismos y familias, etc.
http://jod.mrm.org/19/334

1879, Lorenzo Snow: “Respecto a la ley del diezmo, está en vigor tanto sobre el pobre como sobre el rico, y pareciera que actúa casi desigualmente en algunos aspectos. Tenemos a la viuda, cuyo ingreso es de 10 dólares, ella paga uno de diezmo, y tiene que solicitar al obispo por apoyo. Y tenemos a un hombre rico que tiene un ingreso de 100.000 dólares, y paga 10 mil de diezmo. Le quedan 90 mil y él no requiere apoyo, pero la viuda requiere mucho más de lo que ella tenía antes de cumplir con la ley del diezmo”.
http://jod.mrm.org/20/361

1880 En la conferencia de abril de ese año el presidente Taylor somete a votación el borrar las deudas de diezmos no pagados a personas viejas y enfermas “debido a que muchos son ancianos o están enfermos y con otros no tenemos algún prospecto de que paguen”. Esto debía ser sometido a consideración de los obispos. Así mismo se propone el borrar la mitad de las deudas de diezmos y de los préstamos del fondo perpetuo de inmigración a los pobres.
https://archive.org/stream/conferencereport1880a/conferencereport151chur_djvu.txt

1881 En enero John Taylor da un discurso respecto al diezmo en el cual el declara que “hay una gran diversidad de opiniones [respecto al diezmo] entre los hombres, aun entre las autoridades de la Iglesia, digamos, obispos y probablemente presidentes de estaca y otros en relación al principio del Diezmo. Ahora, lo apropiado es que tengamos un correcto entendimiento de este principio” para lo cual el cita DyC 119.
http://jod.mrm.org/22/5

1882: En noviembre Franklin D. Richards dio un discurso titulado “Diezmos y  ofrendas”.  Luego de leer la sección 119 enseño lo siguiente “Antes de seguir adelante quiero detenerme y considerar la pregunta que se hacen algunos, de que es lo que quiere decir el Señor cuando requiere el sobrante (nt: utilizare excedente en vez de sobrante como esta en la traducción oficial de DyC 119 ya que siento que se ajusta mejor al sentido) de su pueblo como el principio del diezmo. Consideremos por un momento la palabra “excedente”. Que quiere decir cuando se aplica a un hombre y su propiedad?. Excedente no puede significar que sea lo indispensable para cualquier propósito dado, sino lo que queda después de suministrar lo que es necesario para tal propósito. [Excedente] no es lo primero y lo más necesario en el uso de una propiedad de un hombre para que se vista, alimente y prevea para sí mismo y su familia?. Esto parecer ser los grandes objetivos principales por los cuales trabajamos para adquirir medios y así, hasta el tiempo en que esta revelación fue dada, todas las obras publicas y la recaudación de fondos públicos [comunes de la iglesia] habían sido por consagración y no por “propiedad excedente”, que fuera más allá o sobre una subsistencia cómoda y necesaria?. En la luz de lo ocurrido en los eventos posteriores, que otra cosa podría significar?. Podemos tomar cualquier otra visión de esto cuando consideramos las circunstancias bajo las cuales fue dada la revelación en Far West en Julio de 1838?. Estudiando este tema he sido incapaz de encontrar cualquier otra definición del termino excedente, tal como es usado en la revelación, que la que acabo de dar.

…En 1839 … un sitio fue seleccionado para construir un templo…. Como hicieron para construirlo? Por primera vez en esta dispensación el principio del diezmo fue practicado por los santos en la labor de construir un templo. Pocos de los que habían llegado a Nauvoo, si es que alguno, en aquellos días, tenía algún excedente, y muchos no tenían siquiera una subsistencia confortable, consecuentemente el diezmo de la gente en ese templo fue principalmente en forma de trabajo  como yo lo recuerdo bien ya que trabajaba en la cantera cada diez días cuando yo no estaba ausente en el servicio misional. Recuerdo muy bien que cada hombre realizaba su labor diaria de buena fe y le era considerado y tomado en cuenta a él como su diezmo. Cuando los hermanos que tenían propiedades reunidas allí comenzaron a diezmar de los excedentes de su propiedad, y después de eso del incremento de su residuo desde entonces…. Después de pagar tales excedentes como el principio de su diezmo “aquellos que habían sido diezmados pagaran una décima parte de todo su interés anualmente, y esta será por ley fija para ellos”.
http://jod.mrm.org/23/311

1885. En el tabernáculo de la estaca Provo, F. D. Richards enseña que “alguno podrá decir ‘aquí hay una viuda pobre que no debe ningún diezmo; Allí hay un hermano pobre que es cojo y no puede trabajar quien no debe ningún diezmo’. No es así?. Veamos esto. El pago del diezmo, como cualquier otra ordenanza, tiene sus bendiciones peculiares y cuáles son estas?. En el recibo que el profeta José Smith me dio en Nauvoo, firmado por el mismo y por el secretario de diezmos, el afirmo que yo había pagado la totalidad de mi diezmo a esa fecha, y tenía el derecho a los beneficios de la pila bautismal, que acababa de ser dedicada en el sótano de aquel templo. No es acaso que la viuda pobre y el cojo, desafortunados hermanos necesitan de los beneficios de la pila bautismal para sus parientes difuntos, tanto como el rico y los afortunados?. Yo creo que ellos lo necesitan. Como entonces pueden obtener el derecho y la titularidad a sus bendiciones?. El Señor ha instituido un medio por el cual ellos pueden recibir las bendiciones por el pago de sus diezmos. El primer jueves de cada mes es un día de ayuno, en el que todos los santos se reúnen juntos en ayuno y oración y dan sus ofrendas a los pobres, para que los afligidos y desafortunados no tengan falta de comida o ropa y las comodidades de la vida. Ahora, si un hombre pobre recibe cien libras de harina u otro regalo, es su privilegio el pagar una décima parte de esto como diezmo, y ser registrado como un pagador de diezmos, y de esta forma el pagar tanto como el hombre que paga 100 dólares. Lo mismo de la pobre hermana que recibe su ayuda de la sociedad de socorro, ella puede pagar su diezmo de la misma manera, tener su nombre registrado y de esa manera adquirir el derecho a ser bautizada por sus familiares muertos.”
http://jod.mrm.org/26/296

Nota: Excepto un par de discursos que aparecen en Journal (que dura hasta 1885) no pude conseguirme las conferencias completas entre 1881 a 1888

1887 Muere John Taylor, es reemplazado por Wilford Woodruff

1889, Conferencia general de abril, Franklin D. Richards: “Que significa ser un pagador de diezmos?. Significa que todo lo que el Señor nos ha dado en esta vida nosotros le dedicamos una décima parte a Él. Debemos reconocer que todo lo que tiene Él lo ha puesto en nuestras posiciones como administradores y cuando El hace eso debemos recordar que una décima parte no es nuestra. Se dice expresamente en las escrituras que el diezmo es del Señor, y por tanto no tenemos derecho a apropiarnos de el para nuestro uso y decir que los restituiremos al final del año o al final del trabajo…. Usted quiere de esa manera disponer de la comida que come y la ropa que viste vengan a usted por medio de lo que ha sido diezmado; que su cuerpo y todo lo que es está compuesto de lo que por derecho le es dado por el Señor, y que usted ha pagado su diezmo de eso, si es apropiado decir “pago su diezmo”…. Es así con todo lo que tiene a su alrededor. Hombre Joven, cuando usted se case y obtenga en forma segura la granja de la que hemos estado hablando, asegúrese de que todo ha sido diezmado antes de obtenerlo; o, cuando se le es dado a usted con el principio del incremento (increase), que diezme fielmente mientras lo tenga en la mano, a fin de vosotros puedan plantar para ustedes en justicia en esta tierra …. Esta es la forma en que yo miro la cuestión del diezmo. Yo pienso que si nos metemos en el tema correctamente, vivimos con los nueve decimos que el Señor ha puesto en nuestro poder y le damos a Él lo que es de El (lo que nunca ha sido nuestro), instituiremos la regla y la ley que el Señor quiere de nosotros. Para mí es muy simple y evidente que un granjero no debería detenerse a calcular con el mismo para saber que puede contar como producto de su trabajo y que no antes de que pague su diezmo.”

A continuación Brigham Young hijo vuelve a tocar el tema de los “malos tratos” al diezmar “Cada hombre que da al Señor la ventaja debe estar en el lado seguro, no como una hermana que yo escuche. Ella tenía un caballo para pagar por el diezmo: Ella lo envió al obispo y le puso un precio al animal. Le dijo ‘este caballo vale 50 dólares, y quiero ese crédito por el’. El caballo no costaba más de 25, pero ella quería un crédito de 50 dólares o se devolvería”. Respecto a cuanto hay que pagar, Brigham dice “Otra tentación que tenemos es cuánto dinero debemos dar?. Esta es una tentación muy fuerte para la mayoría de nosotros, supongo. Hablando del diezmo hermano Brigham, cuando de este diezmo debería yo dar?, No puedo reservarme una parte para mí mismo?, El Señor es muy rico y dudo que Él se preocupe en absoluto si retengo un poco para mí mismo, y de esa manera un poco es retenido. Pero ese poquito que es reservado va a dar problemas a ese hombre, si su consciencia es como la consciencia de la mayor parte de los Santos. Le molestara más o menos en el día y también en la noche. No tendrá la felicidad que es su privilegio disfrutar, se va de él. Una de las mejores cosas que hacer bajo una tentación como esa es dar, para estar más seguro, un poco más de lo que es requerido y pensar que tú has cumplido completamente al hacer eso; y de esta manera usted estará mejor preparado para salir con éxito en la siguiente batalla, aunque sea más fuerte que el primero.

Hay una forma por la cual las personas pueden tener su conciencia tranquila ante Dios y los hombres, y es preservar dentro de ellos el Espíritu de Dios, el cual es el espíritu de revelación de cada hombre y mujer. Se revelara a ellos, aun en la más simple de las cosas, lo que deberán hacer, haciéndoles sugerencias a ellos. Debemos tratar de aprender la naturaleza de este espíritu para que podamos escuchar sus susurros y entonces nosotros siempre vamos a ser capaces de hacer lo correcto”.

George Cannon también refuerza el tema del diezmo y agrega la consagración “ no solo debemos estar dispuestos a pagar nuestro diezmo, sino que tenemos que estar dispuestos a dar todo lo que tenemos en la tierra – esposas e hijos, y todo lo demás. Si no puedo dar mi esposa y todos mis hijos, si fuera requerido, si no puedo dar mi vida, si es necesario, Que Dios me ayude!”.

1898, Abril. En la conferencia general se refuerza constantemente el tema del pago del diezmo, incluyendo el enseñar este mandamiento desde cuando jóvenes “para que les sea tan natural como a los pequeños patitos les parece el agua”(Franklin D. Richards). En forma similar, el apóstol George Teasdale dice que “El Señor requiere la décima parte de todo lo que nos ha dado. Yo nunca he escuchado este principio explicado de manera más simple que por una de nuestras hermanas en la clase de primaria. Ella le dijo a los niños: ‘Supongan que su padre les ha dado diez manzanas, y después les pide que le devuelvan una de ellas, y no lo hicieran, no serían entonces considerados muy codiciosos?’…. El Señor nos requiere una décima parte de todo lo que por dispensación de la providencia Él nos ha dado a nosotros.

1899. Abril. Joseph F. Smith declara que el principio detrás del diezmo es el de la obediencia. Así también, respecto a lo que es un diezmo enseña que “A cada hombre se le deja a su propio juicio decir que es lo que él llama su diezmo, y hay una gran variedad de opiniones respecto a que es un diezmo Un hombre que trabaja asalariado y entrega todo su tiempo en el servicio de su empleador y que recibe $1000 o $2000 al año como su salario, es fácil para el decir cuando él debe por el diezmo. Si yo gane $2000 al año, debería saber que mi diezmo es solo una décima parte de eso. Y yo no tomaría fuera lo que me ha costado alimentarme y vestirme a mí mismo y pagar todos los gastos necesarios para el mantenimiento de mi familia, antes de que yo calcule con el Señor cuanto le pertenece a Él. Doscientos dólares seria mi diezmo integro, no es así?. Es así como yo lo veo. Entonces, si un granjero lograr 2000 fanegas de trigo como resultado de su trabajo del año, cuantas fanegas debería el pagar de diezmo?. Bueno, algunas personas irían inmediatamente a regatear con el Señor. Ellos dirán que habían contratado a un hombre y esto y esto otro, y que sus sueldos deberían ser sacados; que ellos pagaron estos y esos gastos, y este costo y este otro costo, y contarían todos sus gastos y diezmarían del balance. Si un hombre gana $1000 y le cuesta a el $600 para vivir, el paga el diezmo de los restantes $400. El considera esto como su ingreso neto (net income), y él lo calcula con el Señor sobre esta base. Bueno, una gran parte de los Santos de los Últimos días calculan con Dios de esta manera.

Ahora bien, ustedes tienen la libertad de hacer como quieran respecto a esta materia. Ustedes pueden escoger el camino que deseen” aunque por cierto, es claro que Joseph F. Smith, según sus siguientes palabras, es de la idea de ser “justos y liberales con el Señor” de la primera manera en su ejemplo.

En la misma conferencia, Rudger Clawson (en ese tiempo 70, unos años después apóstol y por casi dos décadas presidente de los doce, ósea, casi casi) enseño que: “Nos hemos desviado en alguna medida de los mandamientos del Señor. Algunos entre nuestra gente han dado interpretaciones privadas a las leyes de Dios. Tomemos la ley de diezmo como ejemplo. Es muy simple y fácil de entender. Muy pocas palabras son usadas por el Señor para establecer su ley frente a su pueblo. Él dice que Él requiere de sus santos una décima parte de su interés anualmente. Parece indicar que todo hombre, mujer y niño pueden fácilmente determinar cuál es su interés anualmente. No es un mandamiento de hombre, es un mandamiento de Nuestro Padre Celestial. Yo no tengo derecho a poner una interpretación privada sobre esto, o para variar esto, o para decir que un hombre tiene el derecho para decir si es esto o esto otro hasta que no tenga nada que pagar en diezmo, y en algunos casos hasta que el Señor mismo este en deuda con el individuo. Yo tomo la ley así como viene a nosotros en el Libro de Doctrina y Convenios. Yo no he tenido problemas en determinar cuánto es mi diezmo. No he tenido problemas en pagar mi diezmo cuando yo he pagado a medida de que he avanzado. El único problema que alguna vez he experimentado fue cuando yo lo deje hasta fin de año, y cuando me di cuenta que mi fuente de ansiedad era si había pagado mi diezmo o no. Pero si lo pagamos así como avanzamos, es una cuestión simple  y las probabilidades son de que vamos a ser honestos con el Señor. Es así con todos los mandamientos de Dios.

Marriner W. Merrill dice que el diezmo “aplica a todos nosotros. Ni un hombre ni una mujer esta excepto. No conozco ningún miembro de esta iglesia excepto de esta ley, aun cuando el o ella reciba soporte de la Iglesia”.

 

Según Quinn, en Mayo de 1899 Lorenzo Snow publica una revelación en la cual se limita la ley del diezmo a la décima parte del ingreso anual y se quita el diezmo inicial de la décima parte de los bienes excedentes luego de la conversión o recogimiento en Utah (DyC 119.5). NO pude encontrar esta revelación aunque parece ser que se trataría de una ‘revelación’ recibida el 17 de mayo de 1899 cuando el presidente Snow discursaba en Saint George, Utah (si, la que sale en la película de abrir las ventanas de los cielos). Sin embargo según el extracto de esa revelación que aparece en la pagina de la Iglesia, lo que parece ser es un reforzamiento de que hay que pagar un diezmo completo, y no un cambio de DyC 119 o a lo que se refiere Quinn de ‘se limita a la décima parte del ingreso anual’  ni que se ‘quite el diezmo inicial’. De todas formas, es notorio que en algún momento esta última parte, el diezmo de los bienes cuando uno se convertía a la Iglesia, dejo de ser practicado y por otro lado, la conferencia de octubre de 1899 es con justa razón conocida como ‘La conferencia de los diezmos’.

 

1899. Conferencia de Octubre. El presidente Snow explica nuevamente en detalle, la Sección 119. ”Revelación dada por medio de José Smith, el Profeta en Far West Misuri, el 8 de julio de 1838, en respuesta a su suplica: ‘Oh Señor!, indica a tus siervos cuanto requieres de las propiedades (en el contexto, puede que la traducción correcta sea ‘bienes’) de tu pueblo como diezmo’.

Esta es una petición sencilla, y la respuesta es igual de sencilla

‘De cierto, así dice el Señor, requiero que todos sus bienes sobrantes se pongan en manos del obispo de mi iglesia en Sion’

Quiero decir una palabra respecto a este bien sobrante. El Profeta José explico cómo esto sería hecho. Cuando una persona deseara consagrar bienes, el obispo y la persona que deseaba consagrar determinaban que era lo correcto en esta materia, y si ellos no llegaban a un acuerdo, seria llevado a doce sumos sacerdotes para decidir, y el obispo no sería uno de ellos.

‘Para la construcción de mi casa, para poner el fundamento de Sion, para el sacerdocio y para las deudas de la Presidencia de mi iglesia’

Esta iglesia no podría marchar a menos que hubiese un ingreso (revenue), y este es el ingreso (revenue) que Dios ha proveído. Nuestros templos, en los cuales recibimos las más altas bendiciones alguna vez conferidos al hombre mortal, son construidos gracias a estos ingresos. Nosotros nunca podríamos enviar los dos mil Elderes que van al mundo a predicar el evangelio, como lo están haciendo ahora, a menos que hubiese un ingreso para hacer esto. Esto cuesta miles de dólares, cuesta cientos de cientos, el enviar nuestros Elderes al mundo año tras año. Y después hay mil otras cosas constantemente ocurriendo para lo cual los medios son requeridos. $40.000 o $50.000 son requeridos anualmente para sostener a los pobres.

‘Y este será el principio del diezmo de mi pueblo. Y después de esto, todos aquellos que hayan entregado este diezmo pagaran una décima parte de su interés anualmente’.

Esto se los explicare más adelante (nt: no encontré donde lo explica más adelante…), a pesar de que es un poco extraño de que haya alguna necesidad de explicarlo. Es como el niño en la escuela, cuando el comienza a aprender el alfabeto. La letra A le es señalada por el profesor y le dice que es y luego le pide que por favor la recuerde. La siguiente letra, B, es apuntada y se le pide al niño que la recuerde. El profesor entonces vuelve a la A. Que letra es esta?. El chico la ha olvidado y le es repetido por el profesor. Podría usted recordarla esta vez?. El chico dice ‘oh si, la recordare’. Él se siente seguro de que esta vez puede recordarla. Pero cuando el profesor vuelve a esta letra una vez más, el chico la ha olvidado nuevamente. Así que van atreves del alfabeto, teniendo que repetir cada letra una y otra y otra vez. Es lo mismo con los Santos de los Últimos Días. Tenemos que hablarles, y seguir hablándoles. Bueno, este es nuestro trabajo, así que no deben preocuparse de eso. El Señor continua.

‘Y esta les será por ley fija perpetuamente, para mi santo sacerdocio, dice el Señor’.

Esta aun es una ley importante y sagrada hoy en día, tal como cuando vino por primera vez del Señor.

‘De cierto os digo, acontecerá que todos los que se reúnan en la tierra de Sion serán diezmados de todas sus propiedades sobrantes y observaran esta ley, o no serán considerados dignos de permanecer entre vosotros’.

No más que la gente en Jackson fue encontrada digna de permanecer en el condado de Jackson. Ustedes podrán observar probablemente de aquí en adelante que sus nombres no serán recordados en el libro de la ley del Señor, ni tampoco los nombres de sus padres ni los nombres de sus hijos. Si tenemos tiempo el obispo Preston puede hablarles de esto, el les puede mostrar que el nombre de cada hombre, mujer y niño que paga diezmos es registrado y ninguno otro.

‘Y os digo que si mi pueblo no observa esta ley para guardarla santa’.

Ningún hombre puede mantener esta ley santa a menos que paga un diezmo concienzudo.

‘si mi pueblo no observa esta ley para guardarla santa, ni me santifica la tierra de Sion por esta ley, a fin de que en ella se guarden mis estatus y juicios, para que sea la mas santa, he aquí de cierto os digo, no será para vosotros una tierra de Sion’.

Si algunos de los Santos de los últimos días no hubiesen pagado diezmos nuestros cuatro templos que tenemos acá nunca se podrían haber erigido, y los juicios y ordenanzas de Dios pertenecientes a la exaltación y la gloria nunca podían haber sido hechos. El primer principio de acción para los SUD es el de santificar la tierra manteniendo esta ley de diezmos y colocándose asimismo en una posición donde ellos puedan recibir las ordenanzas que pertenecen a la exaltación y gloria de nuestros muertos.”

Esta conferencia fue muy enfocada al reforzamiento de la ley del diezmo. En la misma tanto Snow como otros apóstoles indican que el Señor sabe que no es posible pagar los diezmos que se deben y que ellos confían con que si un hombre se arrepiente y comienza a pagar sus diezmos de la forma correcta, el Señor olvidara lo pasado aunque también se aclara que no se arrepientan aquellos hermanos que han pagado fielmente el diezmo y no tienen nada al debe (tristes por pensar que podían haber no pagado y se les hubiese perdonado) ya que ellos tendrán “una ventaja, una bendición y un alargamiento del alma que llega a quienes obedecen la palabra y la voluntad del Señor”.

También refuerzan que el diezmo es un mandamiento para todo hombre, mujer y niño “que tengan los medios pagaran una décima parte de sus ingresos como diezmo”  (Snow) y varios asociados a la obligación de un diezmo completo y las bendiciones que estas acarrean para las personas.

 

 

Comentarios?. Después, ya estoy cansado y no tengo ganas de leer ningún discurso más por unos buenos días, ademas quiero ver sus comentarios para luego compararlas con las ideas que yo he obtenido luego de realizar este estudio.

16 Responses

Write a Comment»
  1. 1
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    Algunos comentarios asi a la rapida y sin orden, luego de leer todo el material. Segun lo que lei puedo inferir las siguientes ideas.

    1)El diezmo segun como se entendia en el siglo XIX, es consistente con la idea de diezmar del “interes”, entendiendo esto como el diezmo de lo que aumenta la riqueza de una persona o familia, o lo que te sobra de tus ingresos, luego de descontar los gastos necesarios para vivir, en otras palabras, no es como ahora que el diezmo es “ingreso”, palabra que no aparece en forma mas continua hasta como 50 años despues de la revelacion de DyC 119.

    2)Me parece que la palabra clave es la definicion de “interes”. Actualmente se define como “ingreso” (la discusion del ingreso liquido o bruto) pero en el siglo XIX consistentemente el entendimiento es al “surplus”, el excedente, y segun la traduccion oficial de DyC 119, el sobrante. Recien despues de 1870, y mas bien en 1890, comienza a introducirse timidamente el concepto de “ingreso” como los sueldos. El mas claro en ese aspecto seria el mensaje de Joseph F. Smith en 1899, el cual aun asi, el lo da como “asi es como yo lo entiendo”.

    3)De todas formas se puede entender mejor el concepto de interes, surplus e income (ingreso) si se toma en consideracion que durante gran parte del siglo XIX la sociedad mormona era principalmente de agricultores, donde es muy obvio que el ingreso es lo que te queda a fin de año (fin de cosechas) y no cuenta lo que te costo producir y vivir durante ese año. Este concepto no es tan intuitivo en el caso de los asalariados, donde entendieron muy facilmente que la ganancia era el sueldo completo, y no consideraban los gastos de vivir o de transporte, herramientas, etc.

    4)Es notable que en el principio, el diezmo era para quienes podian pagar (los que tenian ‘bienes sobrantes’) y no se consideraba ni a pobres, viudas o familias que no tenian cierto nivel minimo de ingresos. En ese aspecto el mensaje de Hyde de 1847 es clarificador. En los 70s aparecen algunos apostoles mas estrictos diciendo que los pobres tambien deberian diezmar y a final de siglo esta idea ya es mucho mas fuerte, respecto que pobres, ricos, viudas o niños deberian diezmar, incluso cuando eran tan pobres que vivian de la ayuda de la iglesia, tambien deberian diezmar eso (eso ni ahora se practica asi)

    5)De la lectura, tambien se desprende que la iglesia vivia sumida en problemas economicos ya que era poca gente la que diezmaba. Dado que se entendia que el diezmo era del “incremento” o del “excedente”, al final prácticamente nadie declaraba que tenia ni incrementos ni excedentes por que, o se gastaban todo, o si daban algo, no era el ‘excedente’, eran las cosas que realmente sobraban y ya no se querian utilizar, o alguna otra cosa. Resulta evidente que bajo este modelo, la iglesia debe haber tenido bastante stress economico.

    6)Tambien de la lectura se puede entender que el diezmo ademas de una ley religiosa para financiar a la iglesia, era aun mas, durante mucho tiempo, un sistema politico. Actualmente con diezmos se financian capillas, misiones, empleados de la iglesia, templos, etc, es decir, basicamente solo temas de iglesia. En el siglo XIX, ademas de lo anterior, se financiaba a los pobres, hogares de niños, servicios financieros, empresas de la iglesia, obras publicas (edificios, caminos), escuelas y un sistema de seguridad social.

    7)A pesar de que algunas lecturas de otras personas tratan de hacer pasar como el diezmo optativo o voluntario, esto no es el caso. No se obligaba a la gente a pagar diezmos, pero es evidente y consistente en toda la lectura, que es un elemento que se considera practicamente como un “mandamiento mayor”

    8)Yo pensaba que el tema era mas sencillo, pero no lo fue y por eso fue que me vi obligado a leerme todo lo que encontre, casi 50 años de conferencias (gracias san google y “buscar”). De la lectura del siglo XIX no se puede identificar claramente cuando el concepto de “interes anual” cambia a “ingreso anual”, posiblemente esto sea algo gradual en las ultimas decadas del siglo XIX y de seguro debe haber sido mas formalizado con Joseph F. Smith a principios del siglo XX, pues el es uno de los primeros que interpreta claramente el diezmo de esa manera. Tampoco pude identificar cuando se deja de enseñar y practicar el “diezmo inicial”, es decir, el diezmo de las propiedades sobrantes cuando alguien se une a la iglesia, cosa que todos saben actualmente no se practica (se imaginan los ex misioneros enseñando esa parte!, shuuuuuuuu!)

    9)Una cosa que si queda clara, es que existe un amplio margen de entendimiendo de que es el diezmo. Aunque el entendimiento es similar (y mas cercano a DyC 119 que en estos dias), tambien hay matices en la mayoria de los discursantes. Lo que si es claro es que ninguno trata de tener la ultima palabra, e incluso en varias ocasiones se menciona que siendo muchos los criterios distintos, el criterio mas importante es DyC 119 y lo que el Espiritu Santo enseñe directamente al miembro de la Iglesia. Y la verdad, esto es mas o menos similar a lo que se enseña hoy en dia aun cuando el “entendimiento general” sea un poco distinto.

  2. 2
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    un gran esfuerzo el tuyo admin en realizar este resumen en cuanto al diezmo, la realidad es que el pueblo que entienda que el diezmo es una bendición para su cabeza prosperara y ayudara a prosperar a sion, ciertamente el tema del diezmo es un tema escabroso para muchos sud que no están convertidos al principio y las voces antis que usan de bandera tipo judas el porque diezmar y ver el liderato llenarse las manos de los diezmos mientras hay muchos pobres en la iglesia, la cuestión es que el diezmo es y sera un filtro para el señor, puedes llegar a tener mucha membresia en un barrio pero si no tienes un mínimo de sacerdotes pagadores fieles de diezmo no puedes tener la fe suficiente para sostener en las tribulaciones dichos barrios, (por si alguien se preguntaba también porque barrios crecen y no los dividen, el factor es el diezmo), del mismo modo la construcción de templos es directamente proporcional a la fidelidad en este principio.

  3. 3
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    Admin, que bárbaro, admirable tu investigación. Se ve que tardaste un buen rato en entregar este primer número (leer materiales, entender conceptos y como evolucionaron estos con el tiempo). Gracias por poner las fuentes pues nos permites estudiarlo por nosotros mismos.

    Este es el tipo de artículos que me encantan de tu sitio. Aún no lo he terminado de leer pero lo que he leído me parece un trabajo admirable.

    Saludos.

  4. 4
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    Me gusto la forma en la Joseph F. Smith lo explica (creo que muy claro por lo menos para mí). Es lo más similar a lo que se maneja ahora. Sinceramente no tenía ni idea de como había evolucionado el concepto del diezmo en la Iglesia.

    Si de por sí es todo un rollo pagar un diezmo que sería de muchos de nosotros si tuviéramos que pagar un diezmo inicial. Lástima, sería muy bueno ubicar en que momento se dejó de pagar este diezmo inicial.

    Es muy claro que básicamente el pagar un diezmo “íntegro” es más una cuestión de fuero interno. En mi estaca para la recomendación del templo la Presidencia de Estaca pide el estado de cuenta de diezmos del miembro (práctica que no se si se de en otras estacas). Cuando fui con mi obispo (buuuuaaa… ya se va mi obispo y que será de nosotros…) para la entrevista de la recomendación el me comentaba que el se negaba a mandar la hoja de aportaciones, el me decía: “tienen que entender que para declarar a un miembro pagador íntegro es responsabilidad de quien solicita la recomendación, y la de ellos entrevistar”. Así que no la envió y la P.E. no tuvo objeción.

    Creo que al final el diezmo es un acto de fe. Muchas personas encontraremos formas muy variadas de pagarlo, pero es como dices, se ha dejado como algo entre la revelación personal y nuestro propio criterio. Tal vez la gran discusión ahora sea si es el pago del salario “en líquido” o “en bruto” y aquí está en esta época lo complicado.

  5. 5
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    Tenia mucho tiempo que no me llegaba por aca. Buen post Admin. Ayúdenme con una duda que no tengo del todo clara y que ha sido muy opinada en mi estaca…. Explico: Si el banco u otro ente o persona me da un préstamo ¿tengo que pagar diezmo de este dinero recibido? segun yo entiendo, creo que no, porque en finanzas un prestamo es una entrada de dinero sin ingreso pero si con pago de intereses…. Pero como decía Cantinflas… “Ahi esta el detalle” quisiera escuchar sus opiniones.

    1. 5.1
      Unknown Unknown Unknown Unknown

      Buena pregunta.
      Hoy sigo preguntándome si lo que hice era lo adecuado… (y sigo pagando la deuda)

    2. 5.2
      Unknown Unknown Unknown Unknown

      Desde mi muy particular punto de vista yo no pagaría diezmo del préstamo así como lo recibo ya que los abonos que voy haciendo vienen de un dinero que ya está diezmado… sino me da la impresión de que se diezmaría dos veces…

      1. 5.2.1
        Unknown Unknown Unknown Unknown

        Exacto Javier yo pienso igual

    3. 5.3
      Unknown Unknown Unknown Unknown

      se diezma de positivos , ganancias, pedir un prestamo a un banco es una deuda o sea un negativo, y el que sea contador lo puede confirmar, y como bien dice javier cuando pagas ese prestamo normalmente lo haces con dinero diezmado.

    4. 5.4
      Unknown Unknown Unknown Unknown

      hola

      Segun mi punto de vista, un prestamo no entra en ningun caso ni en ingreso, ni en interes, ni en ningun otro punto. Creo que nadie lo consideraria como a diezmar, aun que no faltan los fanaticos pero podriamos decir con casi seguridad, que estan lanzando muy fuera del tiesto (asi que no le hariamos caso).

      De hecho en las primeras minutas de este articulo, hasta se descuentan de los ingresos, el “pago de deudas honestas”.

  6. 6
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    :yes: :yes: muy buen articulo @admin. Muy buen trabajo de investigación.
    Opiniones? ninguna. Es un tema muy subjetivo, y delicado. Cada uno se para donde puede en el buffet.
    Salutes .

  7. 7
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    Se agradece el tremendo esfuerzo y trabajo de leer y traducir lo escrito por Quinn y las demás citas de las que hiciste seguimiento (hasta donde te fue posible)
    Creo, creo… que es el mismo (sorry, soy pésima recordando nombres, ha sido tema desde siempre, incluso en la misión) que yo leí en su blog o website (?!) quizás… era kilómetrico en inglés, así es que se valora aún más la traducción y el seguimiento de citas.
    Confieso de después de años… décadas de no ser tema para mí, en el sentido de calentarme la cabeza pensando “será… o quizás…” simplemente la cosa era B/N para mí… aún cuando mis “ingresos” eran variables y contemplaban pagos de sociedad comercial y no propios, quiero decir, directamente míos.
    Hice una división al ojo (por la variabilidad mes a mes) de gastos fijos, fijar sueldos y de ahí .. diezmo. Y jamás me cuestione si era integro o no, si estaba siendo “suficientemente fiel”… vivía tranquila.
    Actualmente mi situación es LEJOS común, legalmente estoy desempleada, sin embargo igual administro y con ciertas limitaciones igual dispongo de dinero, peeero que realmente NO es mío.
    La cosa es que luego de algunos años, me entro la duda si estaba bien la forma en que calculaba el diezmo (que nunca he dejado de pagar) y revisando este material y meditando… además de otros aspectos que consideré, he decidido realizar un cambio y en consulta con el Señor, siento que está bien. Ya lo apliqué y con la misma actitud de siempre, todo es suyo… hago lo que se me enseñó, lo que entiendo y me esfuerzo en ser fiel en mis responsabilidades fuera y dentro de la iglesia. El resto solo lo sabe Él.
    Igual no tengo certeza de lo que “se hace” con los diezmos, cabalmente. No tengo certeza si lo hecho “es” la voluntad del Señor o si son utilizados sabiamente.

    Al final, si me equivoco, siento como Moroni ” Y si hay errores, son errores del hombre (propios y ajenos)… no obstante, Dios sabe todas las cosas;…” (Mormón 8:17)
    y como enseño Nefi: “23 Porque [yo] trabaj[o] diligentemente para [obedecer], … creer en Cristo y a reconciliar[m]e con Dios; pues s[é] que es por la gracia por la que nos salvamos, después de hacer cuanto podamos;” (2 Nefi 25:23)
    Saludos

  8. 8
    Unknown Unknown Unknown Unknown

    impresionante el articulo , el diezmo es un mandamiento de fe sinceramente hay que cogerlo con pinzas,no todas las familias andan holgadas ni sobra el dinero es mas hace falta , como podemos equiparar el diezmo como una prioridad al igual que el pagar la luz,gas,comida etc….no se un acto de fe que si es facil para algunos e imposible para otros.

    1. 8.1
      Unknown Unknown Unknown Unknown

      jesus , el diezmo es un acto de fe, el señor no requiere que la gente se quede sin comer o sin el pago de algún servicio , en mi barrio hay miembros que se les apoya con ofrenda de ayuno para cubrir ciertos gastos que no les da simplemente después de estirar sus recursos y ellos pagan su diezmo fielmente, la moneda de la viuda que lo dio todo fue muy significativo para el señor contra los recursos holgados que ponían los que le sobraba, el señor no pone a nadie contra la cuerda, ganas 10 da 1 , ganas 1000 da 100 aunque no lo creas muchas veces les cuesta mas trabajo a los que ganan mas desprenderse de su diezmo,cada obispo debe saber la situación del miembro ya que es parte de su manto sagrado, el circulo se cierra cuando el hno que recibe ayuda apoya a otro o realiza un trabajo por la ayuda brindada ese es el plan de bienestar y es lo que logra crear una sion en los barrios, pero requiere el esfuerzo del liderato del sacerdocio, obipados y lideres de quorum y grupos.

      1. 8.1.1
        Unknown Unknown Unknown Unknown

        No olvides a las presidentas de la Soc Soc, Coordinadora y supervisoras de maestras visitantes,Coordinadora y ayudantes de servicio caritativo, maestras visitantes , aunque creo señalas al comité de bienestar donde solo esta incluida la presidenta.

        1. Unknown Unknown Unknown Unknown

          por supuesto Leya, VA INCLUIDO TODO EL PAQUETE. Sabemos bien que el alivio al necesitado de cualquier barrio conlleva una gran ayuda de ustedes como sociedad de socorro, y cuando hay un buen grupo ese barrio puede tocar el cielo por un rato, yo estuve en un barrio así en mi juventud y se que es posible aunque requiere mucha coordinación y dedicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.